The National Advocate for People with Down Syndrome Since 1979

National Down Syndrome Society
666 Broadway, 8th Floor
New York New York 10012
800-221-4602
info@ndss.org 

Planificación de la Transición

Planificación de la transición: ayudar a los estudiantes con síndrome de Down a prepararse para la vida después de la escuela secundaria

Todos nosotros estamos en constante transición a lo largo de nuestras vidas. Pasamos de un grado al siguiente, de un trabajo a otro, de vivir en la casa de nuestra familia a vivir en la propia. Aunque todos manejamos el cambio a nuestro modo, las transiciones importantes muchas veces originan sentimientos contradictorios. Por ejemplo, podemos estar ansiosos por vivir nuevas experiencias pero preocupados ante lo desconocido. Tomarse el tiempo adecuado para preparar y planificar bien son las mejores formas de aliviar el estrés que puede acompañar a la transición.

Teniendo eso en cuenta, es importante que las personas con síndrome de Down y sus familias empiecen a pensar en una de las transiciones más importantes de todas, el paso de la escuela secundaria a la vida que viene después, y que comiencen a hacer planes lo antes posible.

El período de tiempo que sigue a la graduación de la escuela secundaria puede presentar muchos desafíos. Pero también puede ser un momento de entusiasmo, productividad y gran satisfacción. La planificación para esta transición desde una edad temprana puede ayudar a la persona con síndrome de Down a madurar y convertirse en un adulto que sea lo más independiente posible. Un plan de transición bien desarrollado asegura que el estudiante tenga pasos establecidos para lograr sus metas después de la escuela secundaria.

¿Qué cambiará después de la escuela secundaria?

Mientras se está en la escuela, la ley exige la provisión de la mayoría (si no de todos) los recursos que constituyen el sistema de apoyo principal de educación especial y servicios relacionados de un estudiante. Después de la graduación, el estudiante ya no será elegible para muchos de los servicios, y la responsabilidad de identificar, ubicar y coordinar los recursos apropiados caerá principalmente sobre las personas y sus familias.

Con una planificación adecuada, muchos enlaces de recursos importantes ya pueden estar preparados para el momento en que el estudiante se gradúe. Existen muchas opciones disponibles para las personas con síndrome de Down que terminan la escuela secundaria, pero la mejor forma de asegurar una transición exitosa es empezar a planificar mucho antes de la graduación.

¿Qué implica la planificación de la transición?

La planificación de la transición implica mirar hacia el futuro e imaginarse todas las destrezas y preparaciones que se necesitarán para llevar una vida lo más gratificante posible. Visto de ese modo, todo el entrenamiento y la educación recibidos en la niñez y la adolescencia son parte de la planificación de la transición.

Sin embargo, la planificación formal de la transición incluye un documento que se llama plan de transición, requerido por la ley como parte del programa de educación individualizado (IEP, por sus siglas en inglés) desde los 14 años.

Inicialmente, el IEP puede incluir metas generales de transición, pero para los 16 años, la Ley de Educación de Personas con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés) requiere que el IEP contenga una declaración de los “servicios de transición” o enlaces de agencias o servicios de educación terciaria que el estudiante necesita para poder tener una transición exitosa.

Por lo tanto, la planificación de la transición es un derecho que existe para todos los estudiantes con discapacidades. Es importante que las personas con síndrome de Down participen en la toma de las decisiones sobre su futuro en la mayor medida posible. Las metas de transición deben reflejar los intereses, las habilidades y los sueños del estudiante, y el plan debe describir objetivos específicos para ayudarlo a alcanzar esas metas.

¿Qué tipos de oportunidades existen después de la escuela secundaria para las personas con síndrome de Down?

Hay muchas oportunidades para las personas con discapacidades cognitivas después de la graduación, pero las tres áreas que se consideran con mayor frecuencia son: educación terciaria, empleo y vivienda. Actualmente, existen más oportunidades que nunca para que las personas con síndrome de Down alcancen sus metas en estas áreas.

La transición exitosa no sólo dependerá de una buena comprensión de las fortalezas y los intereses personales sino también del conocimiento de las opciones y servicios disponibles en la comunidad.

Educación terciaria

Las personas con síndrome de Down tienen la oportunidad de participar en una variedad de programas de educación terciaria, tales como:
Programas académicos o cursos en la universidad de la comunidad u otra facultad o universidad; Las personas con síndrome de Down tienen la oportunidad de participar en una variedad de programas de educación terciaria, tales como:

  • Programas académicos o cursos en la universidad de la comunidad u otra facultad o universidad;
  • Programas vocacionales o de entrenamiento, como las pasantías y las escuelas de oficios; o
  • Programas innovadores que combinan los dos tipos de educación.

Los programas y las escuelas varían ampliamente en términos de lo que ofrecen en el aspecto académico, entrenamiento en habilidades para la vida independiente, opciones residenciales y el tipo de diploma o certificado obtenido.

Aunque la ley IDEA exige que todas las escuelas tengan un espacio adecuado para sus estudiantes con discapacidades, es muy importante encontrar una escuela cuyo personal respete claramente el estilo de aprendizaje del estudiante y desee ir un poco más allá para satisfacer sus necesidades. Como muchos de estos programas de educación terciaria tienen requisitos de elegibilidad o ingreso y no todos se encuentran necesariamente ubicados en su comunidad, es importante comenzar a investigar con tiempo. El conocimiento de los programas existentes y sus requisitos de ingreso puede ayudarlo a identificar metas específicas para incluir en el plan de transición. Por ejemplo, los estudiantes pueden planear asistir a determinados cursos en la escuela secundaria como preparación para programas específicos. O pueden tomar trabajos de medio tiempo o trabajo voluntario en un campo de interés particular.

Decidir en cuál programa inscribirse es como investigar cualquier universidad o programa. Es importante para encontrar una buena adecuación entre la persona y la escuela.

Empleo

En general, existen tres tipos de opciones de empleo disponibles para las personas con síndrome de Down: competitivo, con apoyo y protegido.

  • En un empleo competitivo, la persona busca un empleo en la comunidad, por ejemplo, responde a anuncios o pedidos de trabajo o intenta negocios proactivamente, y trabaja en forma independiente, sin servicios de apoyo.
  • Lo más común es el empleo con apoyo, en el cual la persona trabaja en un ambiente integrado y recibe servicios de apoyo de un entrenador u orientador laboral. El entrenador acompaña a la persona en su lugar de trabajo para permitirle aprender las destrezas necesarias y prepararla para trabajar independientemente. Generalmente, el entrenador comienza trabajando con la persona a tiempo completo y se acerca progresivamente a la meta de brindar únicamente apoyo periódico, como visitas al lugar de trabajo para ayudar en la capacitación de la persona para nuevas tareas.
  • En el empleo protegido las personas trabajan en entornos autónomos con otras personas que tienen discapacidades sin integrar a trabajadores sin discapacidades.

El empleo protegido suele obtenerse a través de agencias, y los sueldos para este tipo de trabajos suelen ser más bajos que para otros tipos. El empleo protegido suele involucrar tareas de labores manuales, como armar objetos.

Además de estos tipos de empleo, también existen muchos programas innovadores que se enfocan en la propiedad de negocios y empresas para personas con discapacidades. Estos negocios pueden incluir emprendimientos artísticos o creativos que permitan que la persona se concentre en un talento o una habilidad específica, como la fotografía o la oratoria.

Independientemente del tipo de empleo que se busque, frecuentemente el desafío será encontrar y coordinar los servicios de apoyo adecuados. Existen leyes y agencias de gobierno que ayudan a las personas con discapacidades a definir sus metas de empleo, localizar trabajos y obtener los servicios que necesitan para realizar esos trabajos con éxito.

Vivienda

Las personas con síndrome de Down y sus familia suelen explorar posibles cambios en los arreglos de vivienda como parte de la transición a la edad adulta y el avance hacia una mayor independencia. No todos los estudiantes querrán, necesitarán ni podrán pasar del hogar de sus familias a una vivienda más independiente. Aún así, la cuestión del lugar donde vivirá se deberá tratar en el plan de transición.

Existen muchas opciones de vivienda disponibles:

  • La persona podría mantener el status quo y seguir viviendo con su familia.
  • Las personas que se inscriben en programas de educación terciaria pueden vivir en las residencias estudiantiles, como los dormitorios.
  • Algunos pueden elegir arreglos de vivienda con apoyo, en los que pueden vivir en una casa propia con o sin compañeros, y recibir los servicios de apoyo que sean necesarios.
  • Otros, pueden preferir una vivienda grupal, en la que comparten la casa con otras personas con discapacidades y tienen personal de apoyo las 24 horas.

El plan de transición debe identificar no sólo el lugar en el que vivirá el estudiante, sino también las destrezas que deberá desarrollar para manejar ese arreglo con éxito. Esas destrezas pueden incluir el cuidado de la higiene personal, el control de las finanzas y la preparación de las comidas. También podrían incluir aprender a conducir o a usar el transporte público para ir y venir de la escuela, el trabajo u otras actividades.

Al tomar decisiones sobre los arreglos de vivienda, las familias deben pesar los deseos de la persona, sus destrezas para vivir independientemente y los recursos disponibles.

¿Cuáles son los componentes de un plan de transición?

El plan de transición del IEP es el mapa creativo que seguirá un estudiante para prepararse para la vida después de la escuela secundaria. Identifica las metas de educación terciaria, empleo y vivienda de la persona, y describe los pasos específicos para alcanzarlas.

No hay reglas concretas sobre los planes de transición, pero en general el equipo de transición debe prepararse para lograr lo siguiente:

  • Evaluar o identificar las fortalezas, las necesidades y las preferencias del estudiante en términos de educación terciaria, empleo y vivienda;
  • Desarrollar conciencia sobre varias opciones en esas áreas y las destrezas necesarias;
  • Equiparar al estudiante a un programa de educación terciaria, empleo o arreglo de vivienda que desee;
  • Entrenar y preparar al estudiante para el curso de acción planificado; y
  • Ayudar al estudiante a lograr una colocación exitosa y asegurar que cuente con los servicios de apoyo adecuados.


Para lograr todo esto, el plan de transición debe describir metas específicas a largo plazo e identificar pasos más pequeños que se puedan medir para ayudar a alcanzar cada meta. Un buen plan incluirá estrategias para aprender destrezas especializadas, tales como operar un equipamiento en particular o completar un curso determinado, así como destrezas básicas, como puntualidad y trabajar bien con otras personas. Los planes de transición también identifican quién es responsable por cada paso y establece fechas meta para cada objetivo.

¿Quién es responsable por el desarrollo del plan de transición?

Como los padres son los que conocen mejor al niño y son sus mejores defensores, la responsabilidad final por un buen plan de transición recae sobre ellos. Sin embargo, como el plan de transición es parte del IEP, todo el equipo de IEP trabaja en conjunto para desarrollar el documento.

El equipo de IEP incluye al estudiante, maestros, padres o tutores legales, administradores de la escuela y representantes de otras agencias que puedan ser responsables por el suministro de servicios de transición.

El proceso de desarrollo de un plan de transición requiere creatividad y coordinación. Es un emprendimiento cooperativo que requiere aportes y participación de todo el equipo. Aunque el rol de cada miembro del equipo es importante, la persona con síndrome de Down debe estar lo más involucrada posible en todas las decisiones, y se deben hacer esfuerzos para permanecer enfocados en sus necesidades y deseos.

¿Qué destrezas generales debe tratar el plan de transición?

El Centro Nacional de Diseminación de Niños con Discapacidades identifica las siguientes cuatro destrezas como esenciales para que las personas puedan hacer una buena transición después de la escuela secundaria:

  • La habilidad para la autoevaluación
  • Una conciencia de los acomodos que necesitan debido a su discapacidad
  • Conocimiento de sus derechos legales para tener esos acomodos
  • Habilidades de autodefensa para expresar sus necesidades en el lugar de trabajo y en la comunidad

Los padres pueden ayudar a sus hijos con un buen comienzo ayudándolos a desarrollar estas destrezas a una temprana edad. El plan de transición debe reflejar estrategias específicas para fortalecer más las habilidades que la persona desarrolló con el tiempo, y para ayudarla a adquirir las que no tiene o que requieren más desarrollo.

¿Se puede modificar un plan de transición?

¡Sí! Un plan de transición debe ser flexible. Está creado para ser un documento de trabajo que se puede modificar según la necesidad. Los cambios deben ser consecuencia de cualquier número de motivos; una persona puede haber adquirido algunas destrezas y estar lista para enfocarse en otras nuevas, o haber desarrollado otros intereses y metas.

Para tomar las mejores decisiones sobre cuándo y cómo modificar un plan de transición, es importante desarrollar criterios de evaluación sólidos y revisar regularmente el progreso de la persona en función de estos criterios.

¿Cómo saber si el plan de transición está funcionando?

Las metas y los objetivos enunciados en el plan deben poder medirse claramente para poder determinar el éxito. La evaluación del plan puede incluir observación, discusión e interacción con el estudiante, los miembros del equipo y los profesionales relevantes.

El aporte de todos ellos y, más importante, de la persona con síndrome de Down, es clave en la evaluación del funcionamiento del plan. Este aporte ofrecerá ideas valiosas sobre los tipos de modificaciones que pueden ser necesarias para asegurar el logro de las metas.

Lista de destrezas de transición

Destrezas vocacionales

Su hijo puede:

  • Ir y venir del trabajo a horario.
  • Realizar el trabajo de modo satisfactorio.
  • Trabajar cooperativamente con otros.
  • Hacer una pausa o almorzar adecuadamente.
  • Usar ropas adecuadas.
  • Usar procedimientos de seguridad apropiados.
  • Seguir instrucciones.
  • Aceptar supervisión.

Destrezas comunitarias

Su hijo puede:

  • Usar transporte público.
  • Comprar alimentos, ropa.
  • Hacer las citas necesarias.
  • Usar el teléfono.
  • Usar cuentas bancarias.
  • Estar seguro en el tráfico, entre desconocidos.
  • Saber cómo buscar ayuda.
  • Manejar dinero.
  • Usar un cajero electrónico (ATM).
  • Usar máquinas expendedoras (lavarropas, tarjetas magnéticas de transporte, etc).

Destrezas domésticas

Su hijo puede:

  • Planificar un menú.
  • Hacer lista de compras para los menúes.
  • Preparar el desayuno, el almuerzo, la cena, bocadillos o envolver un almuerzo.
  • Lavar los platos, los tarros y las ollas
  • Limpiar el departamento (baño, áreas communes, cocina, etc).
  • Limpiar su propio cuarto.
  • Lavar la ropa: usar el lavarropas, la secadora y planchar.

Destrezas sociales y personales Recreación y tiempo libre Otras destrezas útiles

Su hijo puede:

  • Suministrar una identificación personal adecuada.
  • Saludar a la gente adecuadamente.
  • Usar un estilo de ropa, de cabello y de maquillaje contemporáneo.
  • Saber arreglarse y usar destrezas para la higiene consistentemente.
  • “Hablar” con amigos y compañeros de trabajo.
  • Ser cortés.
  • Ser responsable.
  • Ser feliz.

Su hijo puede:

  • Usar el tiempo libre por placer.
  • Elegir actividades razonables.
  • Elegir un pasatiempo.
  • Realizar las actividades requeridas.
  • Usar recursos comunitarios.
  • Llamar a sus amigos para hacer planes con ellos.

Su hijo puede:

  • Usar el teléfono celular.
  • Usar una agenda.
  • Tomar medicamentos según las instrucciones.
  • Usar medicamentos de venta libre adecuadamente.
  • Usar pantalla solar cuando sea necesario.
  • Usar repelentes para insectos cuando sea necesario.

Modelo de metas de transición en un IEP

Meta de educación terciaria a largo plazo:

Al estudiante le gustaría inscribirse en un programa de certificación de ayudante de maestros en una universidad de la comunidad.

Posibles objetivos a corto plazo:

Visitar o comunicarse con universidades locales para averiguar sobre las ofertas de cursos y programas

Investigar los requisitos y los prerrequisitos de ingreso

Asegurar que el estudiante se inscriba en cursos que lo prepararán para los requisitos de la universidad Estudiante, padres
 
Persona o agencia responsable
Estudiante, consejero vocacional
Maestro consejero, departamento de orientación y estudiante

Meta de educación terciaria a largo plazo:

Después de la graduación, el estudiante quisiera tener un empleo pago, pero todavía no está seguro del tipo de trabajo que le gustaría hacer.

Maestro consejero, departamento de Persona o agencia responsable orientación y estudiante.  Estudiante, padres, departamento de orientación

Posibles objetivos a corto plazo

  • Inscribir al estudiante en un curso de investigación de carrera.
  • Ubicar oportunidades de trabajos voluntarios en una o más áreas de interés.
  • O, encontrar un empleo de medio tiempo que dará al estudiante una oportunidad de desarrollar destrezas laborales generales

Maestro consejero, departamento de Persona o agencia responsable orientación y estudiante.  

Estudiante, padres, departamento de orientación

Proveedor de servicios de transición, estudiante, maestro consejero, padres
Meta de vivienda a largo plazo:

Eventualmente, el estudiante quiere vivir por sus propios medios y compartir un departamento con un compañero.

Posibles objetivos a corto plazo

Inscribir a un estudiante en un curso que lo ayudará a desarrollar sus destrezas para la vida independiente.
El estudiante asumirá nuevas responsabilidades y tareas en la casa. Maestro consejero, departamento de
Persona o agencia responsable
Orientación y estudiante
Estudiante, padres
Cosas para tener en cuenta:

  • Muchas veces las metas del plan de transición para la educación terciaria, empleo y vivienda se superponen.
  • Los objetivos a corto plazo pueden ser generales o muy específicos. Sin embargo, es importante establecer metas que se puedan medir.
  • El IEP debe incluir una fecha límite para cada objetivo a corto plazo.

Es muy importante asegurar que todos los factores relacionados estén considerados en la planificación de una meta. Por ejemplo, una meta de trabajo de medio tiempo debe tratar la cuestión del transporte desde y hacia el trabajo. Del mismo modo, la meta de un estudiante de vivir por su cuenta debe tratar la forma en que se pagarán los gastos como el alquiler, los servicios y las compras.

Huellas para el futuro 


RECURSOS EXTERNOS

  • National Collaborative on Workforce and Disability/Youth
    www.ncwd-youth.info
  • National Information Center for Children and Youth with Disabilities (NICHCY)
    www.nichcy.org

LIBROS

  • The Down Syndrome Transition Handbook. Simons, Jo Ann. Bethesda, MD: Woodbine House. (2010)
  • Life Beyond the Classroom. Wehman, P. Baltimore, MD: Brookes Publishing (2006)
  • Adolescents with Down Syndrome: Toward a More Fulfilling Life. Pueschel, S. & Sustrova, M. Baltimore, MD: Brookes Publishing. (1997)
  • Buddy Walk
  • NDSS Yourway
  • My Great Story