The National Advocate for People with Down Syndrome Since 1979

National Down Syndrome Society
666 Broadway, 8th Floor
New York New York 10012
800-221-4602
info@ndss.org 

Terapia Ocupacional y el Niño con Síndrome de Down

Si usted es un padre o madre que lee este sitio Web, probablemente tenga un niño con síndrome de Down, como yo. Mi intento con este artículo es brindarles algo de información sobre la forma en que un terapeuta ocupacional (OT, por sus siglas en inglés) puede ayudarles a usted y a su hijo. Los terapeutas ocupacionales que trabajan con niños estudiaron y se capacitaron en desarrollo infantil, neurología, problemas médicos, desarrollo psicosocial y técnicas terapéuticas. Los terapeutas ocupacionales se concentran en la capacidad del niño de dominar las destrezas para su independencia. Esto puede incluir:

  • Destrezas de cuidado propio (alimentarse, vestirse, arreglarse, etc.) 
  • Destrezas de motricidad gruesa y fina 
  • Destrezas relacionadas con el desempeño escolar (p.ej.: imprimir, cortar, etc.) 
  • Destrezas para el juego y el tiempo libre

Cuando su niño es bebé, sus preocupaciones inmediatas se relacionan con su salud y su crecimiento, el desarrollo de los hitos motores básicos, la interacción social con usted y con otras personas, el interés en lo que sucede a su alrededor y los sonidos y las respuestas tempranas del habla. En esta etapa, un OT puede participar para:

  • Ayudar con los problemas oromotores de alimentación (esto también podrá ser tratado por Patólogos del habla). Debido a la hipotonía y la debilidad de los músculos de mejillas, lengua y labios, la alimentación es difícil para algunos bebés con síndrome de Down. Los OT sugieren técnicas de posicionamiento y alimentación y pueden participar haciendo estudio sobre la alimentación si fuera necesario.
  • Ayudan a facilitar los hitos motrices, especialmente de las destrezas de motricidad fina. Los terapeutas ocupacionales y los fisioterapeutas trabajan en equipo para ayudarles a los niños pequeños a llegar a los hitos de la motricidad gruesa (p.ej.: sentarse, gatear, pararse, caminar). Los OT trabajan con el niño en esta etapa para promover los movimientos de brazos y manos que servirán de base para el desarrollo posterior de las destrezas de motricidad fina. El pobre tono muscular y los ligamentos flojos en las articulaciones asociados al síndrome de Down son verdaderos desafíos del desarrollo motor temprano y la terapia ocupacional puede ayudarle a su niño a enfrentar esos desafíos.

Cuando su niño es un deambulador y está en etapa preescolar, probablemente tenga algo de movilidad independiente y estará ocupado explorando su entorno. Para ayudarle en su desarrollo, usted querrá brindarle muchas oportunidades de aprendizaje, querrá alentar sus primeros pasos mientras aprende a alimentarse y vestirse, querrá que aprenda a jugar adecuadamente con juguetes y a interactuar con otros niños, alentará las destrezas del habla y del lenguaje y continuará brindándole oportunidades para el refinamiento de sus destrezas de motricidad gruesa. En esta etapa, un OT puede participar para:

  • Facilitar el desarrollo de destrezas de motricidad fina. Esta es una etapa importante en el desarrollo de destrezas de motricidad fina para niños con síndrome de Down. Ahora desarrollarán los movimientos de las manos que les permitirán hacer muchas cosas a medida que crezcan, pero muchos niños necesitan algo de participación de la terapia para asegurar que se desarrollen estos movimientos. Los niños hacen esto a través del juego; abren y cierran cosas, levantan y sueltan juguetes de varios tamaños y formas, apilan y construyen, manipulan nudos y botones, experimentan con crayones, etc. Su hijo puede enfrentarse a mayores desafíos al aprender las destrezas de motricidad fina debido a su pobre tono muscular, fuerza disminuida y laxitud ligamentosa articular.
  • Ayudarle a promover los primeros pasos de las destrezas de autoayuda. Un OT puede ayudarles a los padres a dividir las destrezas de modo que las expectativas sean las adecuadas, y puede sugerir posicionamientos o adaptaciones que podrían ayudar al niño a que sea más independiente. Por ejemplo, un niño puede tener más éxito alimentándose con un tipo particular de cuchara y plato.

Luego su niño entra al sistema escolar y la concentración de sus energías cambia nuevamente. Usted ayuda a su hijo a ajustarse a nuevas rutinas, asiste a las reuniones escolares para planificar el programa educativo de su hijo, se concentra en el habla y las comunicaciones, ayuda a su hijo a practicar destrezas motricidad fina para la escuela (como aprender a escribir en letra de imprenta), espera que su hijo desarrolle más independencia en actividades de ayuda propia y le busca actividades extracurriculares que lo expondrán a una variedad de experiencias sociales, físicas y de aprendizaje. En esta etapa, un OT puede participar para:

  • Facilitar el desarrollo de destrezas de motricidad fina en el aula. Muchos OT trabajan en el sistema escolar y brindan programas para ayudarles a los niños con síndrome de Down a aprender a escribir en letra de imprenta, en letra cursiva, a usar el teclado, cortar, etc. También buscarán un posicionamiento físico para un desempeño óptimo (p.ej.: tamaño del escritorio, etc.) y ayudar con adaptaciones del programa basadas en las capacidades físicas del niño.
  • Facilitar destrezas de autoayuda en casa y en la escuela. Como con todos los niños, nuestros niños con síndrome de Down tienen distintas personalidades, temperamentos y motivación para ser independientes. Algunos niños con síndrome de Down tienen el deseo de hacer cosas por sí mismos, tal como vestirse y alimentarse. Estos niños pueden aprender estas destrezas observando a otros y participando desde una edad temprana. Otros niños pueden estar felices de dejar que otros les hagan las cosas y pueden resistirse a los intentos de ayudarlos a aprender estas destrezas. En estos casos, un OT podría ayudarles a los padres a resolver estos desafíos, mientras ayuda al niño a desarrollar mejores destrezas motoras para tener éxito con las destrezas de autoayuda.
  • Satisfacer cualquier necesidad sensorial que su hijo pueda tener. A veces, los padres están preocupados por cosas que hace su hijo y que pueden estar relacionadas con su desarrollo sensorial. Por ejemplo, un niño puede llevarse juguetes a la boca de forma excesiva, puede tener poca conciencia de su cuerpo en el espacio, puede apretar todo demasiado o tirar cosas todo el tiempo, o puede tener una tolerancia pobre a las rutinas como lavarse y cepillar el cabello. Un OT puede ofrecer sugerencias para ayudarle al niño y a los padres a lidiar con estos problemas.

Como padres, debemos preocuparnos por el bienestar de nuestro hijo en todos los aspectos. Tenemos tanto para pensar y llevar la cuenta: necesidades médicas y dentales, necesidades motoras y comunicativas, necesidades educativas, defensoría, necesidades sociales y conductuales: y la lista parece no tener fin. Necesitamos la ayuda de profesionales capacitados para que nos guíen y trabajen con nuestros hijos a fin de ayudarles a alcanzar su potencial en la vida. Un terapeuta ocupacional es un miembro del equipo en el que nos podemos apoyar para que nos brinde asistencia profesional durante el crecimiento y desarrollo de nuestros niños. En Canadá, se puede acceder a los servicios de terapia ocupacional para niños con síndrome de Down a través de hospitales, programas de atención domiciliaria, programas de desarrollo infantil, guarderías infantiles especializadas, escuelas públicas y mediante servicios de terapia privada. 


(Nota del editor: En los EE.UU., los servicios de OT se pueden obtener a través de programas de Intervención para la primera infancia, escuelas públicas y privadas y a través de terapeutas privados)

***

Escrito por Maryanne Bruni, BSc OT(C)


 

RECURSOS EXTERNOS

  • Fine Motor Skills in Children with Down Syndrome. Bruni, Maryanne.  Woodbine House. (1998)
  • Buddy Walk
  • NDSS Yourway
  • My Great Story
  • NDSS DS-Ambassadors