The National Advocate for People with Down Syndrome Since 1979

National Down Syndrome Society
666 Broadway, 8th Floor
New York New York 10012
800-221-4602
info@ndss.org 

Problemas Gastrointestinales para Personas con Síndrome de Down

El sistema gastrointestinal (GI) incluye todas las partes del cuerpo que participan en la digestión de los alimentos, desde la boca hasta el ano.  Desde el período neonatal, las personas con síndrome de Down tienen más probabilidades de desarrollar cuadros clínicos que interrumpan o interfieran con la digestión.  El médico de cabecera puede tratar algunos de estos problemas; otros puede requerir las recomendaciones de un gastroenterólogo.

¿Con qué tipo de problemas GI puede nacer mi hijo?  ¿Cómo se corrigen?

Aproximadamente 3% de los niños con síndrome de Down nacen con ano imperforado, lo que significa que no hay abertura del ano para el paso de las heces.  Esto se identifica fácilmente cuando el médico examina al bebé por primera vez y puede corregirse con una cirugía simple.

Entre 2 y 15% de los niños con síndrome de Down nacen con enfermedad de Hirschsprung, que se produce cuando la última parte de su intestino grueso no funciona adecuadamente debido a la falta de algunas células nerviosas.  Como consecuencia, los niños no pueden expulsar las heces adecuadamente. Los síntomas de la enfermedad de Hirschsprung en la infancia temprana incluye inflamación del abdomen, vómitos e incapacidad de evacuar.  En etapas posteriores de la vida, los niños también pueden presentar estreñimiento severo. Ante un niño que no ha evacuado durante los primeros días de vida, el médico debe solicitar una radiografía.  Sin embargo, el diagnóstico definitivo se realiza mediante biopsia rectal (extracción de una pequeña parte de tejido rectal para examinarla en el microscopio).  El tratamiento implica la extirpación quirúrgica de la parte del colon que no funciona adecuadamente.

Si un recién nacido con síndrome de Down presenta vómitos severos desde el nacimiento, podría encontrarse entre el 5% aproximado de niños con síndrome de Down que tienen obstrucción duodenal, lo que significa que la primera parte del intestino delgado, el duodeno, se obstruye.  Generalmente, esto ocurre porque el duodeno se  desarrolló de un modo diferente durante el período fetal.  También puede ocurrir cuando el páncreas, un órgano que ayuda al organismo a digerir los alimentos, rodee inadecuadamente al duodeno y lo obstruya.  El resultado final es que la comida digerida no pueda pasar a través del duodeno; esto se cura con cirugía.

Si un recién nacido con síndrome de Down regurgita leche durante la alimentación y tiene episodios frecuentes de asfixia, podría encontrarse entre el 1% de bebés con síndrome de Down que tienen una fístula traqueoesofágica, es decir, una conexión inadecuada entre la tráquea (el conducto que lleva el aire hacia los bronquios) y el esófago (el tubo que lleva los alimentos al estómago).  

En estos cuadros, los alimentos ingresan a la tráquea y a los pulmones.  El diagnóstico puede hacerse mediante el paso de una sonda a través de la nariz del niño o a través de una radiografía de tórax.  Se puede reparar con corrección quirúrgica.

¿Es posible amamantar a un bebé con síndrome de Down?

Con frecuencia, los niños con síndrome de Down tienen un tono muscular disminuido (hipotonía) y algunas veces tienen dificultad para posicionar los labios en el pecho materno.  Sin embargo, con la ayuda de especialistas en lactancia, muchas madres pueden ofrecer todos los beneficios de la lactancia materna a sus bebés con síndrome de Down.  Encontrará más información disponible en la página de La Leche League International (La Liga de la Leche) en www.llli.org/FAQ/down.html.

¿Qué es el reflujo?  ¿Cuáles son los tratamientos disponibles?

El reflujo, médicamente conocido como trastorno de reflujo gastroesofágico (GERD, por sus siglas en inglés), es un cuadro producido cuando el contenido ácido del estómago regresa hacia el esófago, el conducto de deglución de la persona.  Todos los bebés con y sin síndrome de Down tienen GERD; sin embargo, en algunos niños la severidad de los síntomas requiere una atención especial.

En base a estudios actuales disponibles, entre 1 y 5% de las personas con síndrome de Down tienen GERD y experimentan síntomas tales como acidez o intolerancia a determinados alimentos.  En los bebés, el reflujo generalmente se expresa como un arqueo pronunciado de la espalda y llanto durante la alimentación.  El GERD suele ocurrir cuando el anillo muscular al final del esófago se relaja, permitiendo que el contenido del estómago vuelva hacia arriba.  Los tratamientos con medicamentos producen importantes mejoras en la mayoría de las personas.  En algunos casos, una consulta con un gastroenterólogo puede ser útil, ya que es posible realizar otros estudios.

¿Cuáles pueden ser las causas del estreñimiento de mi hijo?  ¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

Los niños con síndrome de Down pueden estar estreñidos por las mismas razones que los niños sin síndrome de Down: dieta pobre, falta de ejercicio, entre otros.  Sin embargo, los niños con síndrome de Down también tienen tendencia a tres cuadros que pueden provocar estreñimiento:

  1. Hipotiroidismo
  2. Enfermedad de Hirschsprung
  3. Enfermedad Celíaca  

El hipotiroidismo ocurre cuando la glándula tiroides no produce suficiente cantidad de hormonas tiroideas, que regulan muchas actividades del cuerpo, incluyendo las evacuaciones.  Puede diagnosticarse con un simple análisis de sangre y tratarse con hormonas sintéticas.  La enfermedad de Hirschsprung se describió anteriormente y se diagnostica con más frecuencia dentro del primer año de vida.  La enfermedad celíaca es un cuadro en el que el organismo no puede digerir ciertos alimentos y se describe más adelante.

Si ninguno de los tres cuadros explican el estreñimiento, debe trabajar con el médico de su hijo para probar algunos medicamentos laxantes seguros para niños.  En algunos casos en los que la causa del estreñimiento puede deberse a cuestiones conductuales, también puede ser útil el trabajo con un especialista en desarrollo y conducta.

¿Qué es la enfermedad celíaca?  ¿Se le debe hacer la prueba a mi hijo?

La enfermedad celíaca es un cuadro en el que el organismo no puede digerir adecuadamente los productos que contienen trigo, centeno y cebada.  Debido a que el cuadro puede ser leve a severo, los síntomas pueden variar e incluir dificultad para aumentar de peso, diarrea, vómitos o estreñimiento.  Puede hacerse un diagnóstico inicial a través de un simple análisis de sangre, pero la prueba definitiva requiere un procedimiento especial realizado por un gastroenterólogo.

Se cree que hasta 16% de las personas con síndrome de Down tienen enfermedad celíaca.  Debido a este elevado porcentaje, todos los niños con síndrome de Down entre 2 y 3 años deben someterse a un simple análisis de sangre para descartar enfermedad celíaca.  Si no se trata, la enfermedad celíaca puede provocar desnutrición, disminución del crecimiento y, en raros casos, cáncer intestinal (linfoma).  El tratamiento se hace con una dieta e implica la eliminación de todos los alimentos con trigo, cebada y centeno de la dieta de la persona.  La consulta con un nutricionista suele ser útil para las familias.

¿La obesidad es un problema para las personas con síndrome de Down?  ¿Cuáles son las opciones?

No se han realizado estudios a gran escala para cuantificar el porcentaje de personas con síndrome de Down que tienen sobrepeso o son clínicamente obesas.  Sin embargo, la mayoría de las familias y los médicos coincidirían en que los problemas de peso son comunes.  Algunas veces, hay razones médicas que explican la obesidad, como el hipotiroidismo o un índice metabólico más bajo.  Además, o alternativamente, las personas con síndrome de Down frecuentemente consumen demasiadas calorías y casi no practican ejercicios.

La clave de la prevención de la obesidad en la adolescencia y la vida adulta es crear hábitos de alimentación saludables cuando una persona es joven.  La obesidad se ha relacionado con problemas de salud secundarios, como la hipertensión arterial, la apnea obstructiva del sueño y la diabetes.  De tal modo que prestar atención especial al peso de una persona con síndrome de Down es de vital importancia para la salud en el resto de su vida.  Con frecuencia, el trabajo con un nutricionista es bueno para las familias.

***

Agradecemos especialmente al Dr. Brian Skotko, M.P.P., por preparar este artículo.

 


recursos de ndss

RECURSOS EXTERNos

  • International Foundation for Functional Gastrointestinal Disorders
    www.iffgd.org
    Publicaciones sobre información de digestivo salud, apoyo y asistencia sobre los trastornos gastrointestinales funcionales y motilidad
  • NIH’s National Digestive Diseases Information Clearinghouse
    digestive.niddk.nih.gov
    Un servicio del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales

Para recursos adicionales en inglés, desplácese hasta abajo de la página.

  • Buddy Walk
  • NDSS Yourway
  • My Great Story
  • NDSS DS-Ambassadors